sábado, 22 de enero de 2011

Corona de confianza a la Santísima Virgen


La Santísima Virgen, como Madre que se desvive por sus hijos, escucha atenta nuestros ruegos, y los presenta Dios haciendo propios sus deseos.
Todo lo que hay en María, respira bondad y misericordia.
Como Madre de bondad se ha hecho todo para todos; y a todos abre el seno de su misericordia, a fin de que reciban de su plenitud.


La Virgen María le dijo estas palabras a San Alberto Magno: "lo que los hombres deben hacer, es pedirme que yo quiera; una vez que yo quiero, a la fuerza se ha de hacer". Por lo tanto, cuando pidamos algo a Nuestra Madre del Cielo, digámosle: "SI TÚ QUIERES MADRE, ALCÁNZAME ESTA GRACIA..."



CORONA DE CONFIANZA EN LA SANTÍSIMA MADRE
¡¡¡Madre, yo confío en ti!!!

Es una Corona para rezar en los momentos difíciles, cuando los camino parecen estar cerrados y nuestra oración parecería no tener resultados positivos; para cuando las cosas parecen complicarse más.
Expresa la reafirmación de la confianza en la Madre, apelar al definitivo abandono nuestro en sus manos para que nos auxilie con sus milagros.

0ración:

Madre yo confío en ti... 
¿Por qué te agitas y confundes ante los problemas de la vida?.
 Déjame el cuidado de todas tus cosas y todo te saldrá mejor. 
Cuando te abandones en Mí de todo corazón, todo se resolverá con tranquilidad según los designios de Mi Hijo. No te desesperes, no me dirijas una oración agitada, como si quisieras exigirme el cumplimiento de tus deseos. Cierra los ojos y dime con calma: ¡Madre, yo confío en ti!.
 Evita las preocupaciones y angustias y los pensamientos sobre lo que pueda suceder después. No estropees mis planes queriéndome imponer tus ideas.
 Déjame a mí ser tu Madre y actuar con libertad. Abandónate confiadamente en mí. Reposa en mí y deposita en mis manos tu futuro. Dime frecuentemente: ¡Madre, yo confío en ti!.
 Lo que más daño te hace es tu razonamiento, tus propias ideas y querer resolver las cosas a tu manera. Cuando me dices: ¡Madre, yo confío en ti!, no seas como el paciente que pide al médico que lo cure, pero le sugiere el modo de hacerlo.
 Déjate llevar en mis brazos maternales, no tengas miedo: Yo te amo. Si crees que las cosas empeoran o complican a pesar de tu oración, sigue aún confiando, cierra los ojos del alma y confía aún más. Continúa diciéndome a toda hora: ¡Madre, yo confío en ti!.
 Necesito tener las manos libres para obrar. No me las ates con tus preocupaciones infantiles. El enemigo no quiere sino eso: agitarte, angustiarte y quitarte la paz. Confía en Mí, reposa en Mí, abandónate en Mí. Yo consigo de Mi Hijo los milagros en proporción del abandono y la confianza que tu tengas en Mí. Así que, no te preocupes, confíame todas tus angustias y quédate tranquilo, sólo dime a toda hora: ¡Madre, yo confío en ti!. Vas a ver luego los milagros, te los estoy prometiendo porque soy tu Madre y te Amo. 
¡Si supieras cuánto TE AMO, llorarías de alegría!.

LA CORONA

Es una corona corta, que se reza lentamente.

Por la señal de la Santa Cruz...
En el nombre del Padre...
Padrenuestro
Avemaría

En cada cuenta pequeña ser reza: ¡Madre, yo confío en ti!

En las cuentas grandes se reza: Gloria al Padre...
Y se inicia con 12 Avemarías

Se finaliza con: Jaculatoria: 
"Gracias por responder a mi llamado", Gloria al Padre...